La presencia de radio taxis en el aeropuerto de Madrid es algo habitual hoy en día debido al alto tráfico de viajeros, que lo sitúa en los primeros puestos de los aeropuertos europeos. Sin embargo, hasta llegar aquí, han pasado más de 80 años. Fue el 15 de mayo de 1933 cuando tomó tierra en el Aeropuerto de Madrid el primer vuelo civil comercial, un trimotor Fokker VII.

Primeramente se llamó “Aeropuerto Nacional de Madrid” y fue construido para sustituir a los aeródromos de Alcalá de Henares, Carabanchel y Getafe. Oficialmente se inauguró en el año 1931, concretamente el 30 de abril pero aún tuvieron que pasar dos años antes de que comenzaran a operar vuelos regulares en sus instalaciones. El 24 de abril de 1933 una orden ministerial autorizó su apertura al tráfico civil comercial. Durante su primer año de funcionamiento se operaron 378 vuelos, en los que se transportaron 2.873 pasajeros. Por aquel entonces, el aeródromo madrileño no tenía ni terminal ni pistas asfaltadas. 

LAPE (Líneas Aéreas Postales Españolas) fue la primera compañía  que operó vuelos regulares en el nuevo aeropuerto de Madrid-Barajas, con destino a Barcelona y a Sevilla. Posteriormente LAPE serviría de matriz para la creación de Iberia, que fue fundada en el año 1927, lo que la convierte hoy en día en una de las aerolíneas más antiguas del mundo. Líneas Aéreas Postales Españolas desapareció al finalizar la Guerra Civil Española.

Adolfo Suárez, Madrid Barajas


En Radio Taxi Aeropuerto Madrid seremos testigos de un próximo hecho histórico para el aeródromo madrileño: su cambio oficial de denominación. El Ministerio de Fomento ha aprobado ya la orden con la que modificará su nombre oficial. El aeropuerto de Madrid pasará a llamarse Adolfo Suárez, Madrid-Barajas. La idea se impulsó a propuesta del presidente de Gobierno, Mariano Rajoy, tras el reciente fallecimiento del expresidente Suárez, aunque ya había sido elevada en el año 2009 mediante una proposición en el Congreso de los Diputados. Entonces ya contaba con el visto bueno del Ayuntamiento de Madrid y de la familia Suárez. De este modo, el principal aeródromo español cambiará su nombre pero mantendrá la referencia a su localización como sucede con otras infraestructuras aeroportuarias internacionales, como el Aeropuerto de Nueva York F. Kennedy o el de Paris Charles de Gaulle.

Tanto los viajeros y usuarios como los servicios de radio taxis en el aeropuerto de Madrid esperamos ya el cambio oficial a la nueva denominación que honrará la figura del primer presidente de la Democracia.