Nuestro servicio de radio taxis al aeropuerto de Madrid te quiere explica las dificultades a las que a las que se enfrentan los profesionales del taxi para ganarse la vida, a modo de pequeño homenaje, para que valores el extraordinario servicio que prestan a los ciudadanos.

Al margen de la eterna batalla contra el intrusismo y de la crisis económica, que tanto daño hacen al sector, ganarse la vida al volante de un taxi requiere mucha paciencia, puesto que se tarda algún tiempo en recuperar la inversión inicial. La licencia de un taxi, que se suele comprar a un compañero jubilado, puede llegar a los 120. 000 euros. Pero los gastos a sumar son muchos más.

Los taxistas tienen que pagar la cuota de autónomos, que actualmente asciende a 264,43 euros, el impuesto de actividades económicas (150 euros). Además, los taxis deben ir a revisión una vez al año hasta que cumplen cinco años y, a partir del sexto, cada seis meses. Hay que sumar también los gastos del combustible, de las reparaciones y de limpieza del vehículo. La factura mensual por mantener un taxi ronda los 700 euros. En el caso de los asalariados, los gastos corren por cuenta del empleador y ellos se llevan un tercio del precio de la carrera.

Nuestro servicio de radio taxis al aeropuerto de Madrid sabe que los gastos no se paran aquí. Cada cierto tiempo hay que cambiar el vehículo, y uno que reúna las características adecuadas para prestar el servicio cuesta entre 25.000 y 30.000 euros. También hay que añadir el precio que cuesta el taxímetro y, para quienes opten por ello, adaptarlo para minusválidos y colocar una mampara de seguridad.

En Radio Taxi Aeropuerto Madrid trabajamos las 24 horas del día para darte el mejor servicio. Llámanos.