Es normal pensar que a los que trabajan en tele taxi en Madrid centro les puede pasar de todo durante sus horas de trabajo, pero es casi imposible acertar las increíbles historias de las que se vuelven protagonistas sin comerlo ni beberlo. Las típicas historias de borrachos o de partos espontáneos se quedan muy cortas en comparación con algunas de las anécdotas que se cuentan sobre las carreras de los taxistas.

Hasta lo que más peliculero pueda parecerte, como un brote psicótico, puede estar a la orden del día. En eso consiste la historia de un taxista que vio cómo uno de sus pasajeros se volvía loco gritando muy alterado que era el propio taxista el que tenía planeado matarle. Unas voces en su cabeza le habían convencido de ello y parecieron ser más persuasivas que el conductor. La historia terminó bien gracias a la habilidad del taxista, que consiguió parar en el arcén antes de que el sujeto se escapara por la puerta en plena autopista.

Otra anécdota, esta menos dramática, fue la de un taxista al que le tocó hacer de canguro una de sus noches de trabajo. Una madre decidió usar tele taxi en Madrid centro como niñera para que asegurarse de que su hija llegaba sana y salva a casa tras una noche de fiesta, y este taxista se convirtió en su ángel de la guarda. Después de decirle que su pasajera iba en un estado perfecto la dejó en casa y, minutos después, volvió a recibir una llamada de la madre. Con tono jocoso le dijo que no quería imaginarse cómo iban normalmente sus pasajeros si consideraba que su hija iba en buen estado esa noche.

En Radio taxi Madrid Aeropuerto el trato con nuestros pasajeros es uno de los aspectos que más intentamos cuidar para mejorar sus experiencias.